Compartes?


vuelvo al cole - Elementos filtrados por fecha: Marzo 2017
Domingo, 26 Marzo 2017 11:58

BLADE RUNNER (1982).

 

    YO HE VISTO COSAS QUE NUNCA CREERÍAIS...

     ... atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.

    Y con este soliloquio de Roy Batty (grandísimo Rutger Hauer), el líder y ¿único? superviviente de los replicantes o unidades Nexus- 6 termina esta obra maestra y clásico del cine, con la paloma blanca iniciando el vuelo. ¿Tal vez porque muere en paz consigo mismo después de perdonarle la vida a Deckard (Harrison Ford) demostrando su discutible humanidad?. Desde luego, una de las  escenas  más poéticas y sensibles de la historia del Cine.

    Estamos en Los Ángeles en 2019. En una sociedad post- tecnológica donde se vive en unas condiciones muy duras, no existe el dia, la lluvia es incesante y el ambiente sórdido. Unos replicantes o "pellejudos" se han escapado en el espacio exterior iniciando su vuelta a la tierra después de masacrar a los tripulantes y viajeros de una nave espacial que transportaba mujeres y niños. Son cuatro replicantes liderados por Batty y cuya intención es acceder a Tyrrell, el ingeniero que diseñó a estas unidades. Se crearon con una gran inteligencia y una fuerza física descomunal para que realizasen los trabajos más duros, aquellos que los humanos nunca podrían llevar a cabo. Pero como salvaguarda y para evitar posibles problemas se les creó con una vida limitada. Y por esto regresan a la Tierra, para buscar soluciones y respuestas. Quieren reunirse con Tyrrell lo cual no va a ser fácil ya que este vive aislado en un gran edificio a modo de búnker con grandes medidas de seguridad y totalmente inaccesible desde el exterior.

   En su momento se crearon unas unidades de élite de la policía llamados Blade Runner, especializados en eliminar (aunque ellos prefieren decir "retirar") todas las unidades de pellejudos que aún están libres. Debido a la peligrosidad de los Nexus- 6 llaman a Deckard, el más brillante de esta promoción al que "convencen" para que se vuelva a incorporar para terminar con esta misión. Para detectar a los replicantes se les somete a un test (de otra manera es imposible) más o menos largo en el que le realizan numerosas preguntas. No son humanos aunque ellos a veces tienen dudas. Y esto es lo más duro, darse cuenta de que son un fraude, una creación humana, unas máquinas. Carecen de empatía, esta cualidad no se puede sentir si no eres humano. Esta certeza aparece cuando en el test le realizan preguntas sobre animales y que sentimientos le producen en situaciones de muerte o peligro.

   Batty, el líder y único superviviente de los replicantes  consigue a través de Sebastian, ingeniero mecánico e íntimo colaborador de Tyrrell acceder a éste. En una de las escenas más intensas de la película se encuentran el dios y su creación. Batty le pide directamente a Tyrrell la inmortalidad  y éste le asegura que es imposible, que lo han intentado todo. Tyrrell le dice que ha sido creado lo más perfecto posible y que "la luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo... mírate". Acto seguido Batty lo mata. El ser creado se revela ante su creador como un ángel caído.

   Tyrrell le pide a Deckard que someta a Rachel (Sean Young), la asistente de Tyrrell al test. Rachel es ajena a todo. Cuando ella visita a Deckard en su apartamento éste le confiesa que es una replicante, que no ha superado el test. Ella incrédula le dice que es imposible, que tiene recuerdos de su infancia y de sus  padres. Decard, excesivamente duro le comenta que esos recuerdos son implantados, y que ella es una replicante más evolucionada. Pero surge el amor entre ambos. Los sentimientos de Rachel si son reales.

   A lo  largo de la película se pone en evidencia quien es realmente más humano, los humanos que se comportan como máquinas o los humanoides que pueden expresar sentimientos (miedo, sufriimiento, amor, necesidad de trascender a la propia muerte). Y ese final totalmente abierto en el que Gaff el policía  (Edward James Olmos) a sabiendas de que Rachel es una replicante y que Deckard ha planeado escapar con ella los deja marchar (acordaos de las figuras de papiroflexia que siempre deja a modo de tarjeta de visita). Y el enigma final, ¿es Deckard el sexto replicante?.

   Y como ha ocurrido en numerosas ocasiones, películas cuyos rodajes han sido un auténtico desastre han dejado paso a auténticas joyas (Casablanca, La Reina de África, Tiburón, Apocalipse Now). En Blade Runner ocurrió algo similar. Ridley Scott estuvo peleado con todo el equipo. Harrison Ford, el actor de moda en ese momento después de haber filmado Star Wars (1977), El Imperio contraataca (1980) e Indiana Jones en busca del Arca perdida (1981) no encuentra ningún sentido a su personaje ni al guión de la película, sus discusiones con el director son diarias y constantes. Sean Young (Rachel) recuerda con desagrado su relación con Harrison Ford y lo mal que la trató durante el rodaje. Todo esto unido al fracaso de taquilla en su estreno en E.E.U.U que coincideron ni más ni menos con el estreno del bombazo del año, E.T. Tampoco tuvo suerte en los Oscar 1982, nominada a 2 categorías menores no consiguió ninguno. El gran triunfador de esa edición fue "Gandhi".

   Pero el éxito que le fue negada a la película en norteamérica lo consiguió en el resto del mundo, se convirtió rápidamente en una película de culto logrando grandísimas recaudaciones en taquilla y arrasando en el mercado del VHS. Y Vangelis al igual que hiciera el año anterior con "Carros de fuego" (1981) logró componer con Blade Runner otra gran banda sonora.

Publicado en AQUELLAS PELICULAS
Domingo, 12 Marzo 2017 19:31

NUESTROS PRIMEROS BOLIS.

  BIC, CORVINA, STAEDTLER, INOXCROM, PAPER MATE...

   Pese a no ser el inventor, el francés Marcel Bich allá por los años 50 democratizó y fabricó en masa un producto muy simple, limpio, duradero, útil, barato, práctico que marcó a los que nacimos en la segunda mitad del siglo XX; el bolígrafo. Y la marca Bic fue la marca que dominó el mercado. Tan importante eran las ventas de Bic que la marca incluso creó un equipo ciclista, aquel con el que Luis Ocaña ganó el Tour de Francia en 1973.

   Bic naranja escribe fino, Bic cristal escribe normal. 2 escrituras a elegir, Bic, Bic, Bic, Bic. Así decía uno de los anuncios de tv más famosos. Todos teníamos un Bic aunque no recuerdo que nadie agotase la tinta. Antes de eso se utilizaba como cerbatana, rebobinador de  cintas de cassette, se perdía (no importaba, era tan barato que se compraba otro sin incluso sin broncas paternas). El resto de marcas no le hicieron prácticamente competencia a este tipo de bolígrafo. Solamente al principio la marca Corvina y más tarde ya en los años 80 Staedtler consiguió acercarse en número de ventas con su modelo Stick, algo más corto y con un  diseño más moderno, o también el Inoxcrom Sierra, modelo muy cómodo ya que tenía unas líneas de estrías que hacían que se agarrasen muy bien a los dedos al escribir.  

   Otros modelos que adquirieron bastante éxito fueron los bolígrafos de varios colores. Aunque existían bolígrafos de metal de distintos colores fue el fue el Bic 4 colores fabricado en plástico el que consiguió exito inmediato y mayoritario (escribía bastante mejor que los fabricados hasta ese momento). Siguiendo la política de Bic se fabricó el modelo normal y el de escritura fina (de color azul y naranja respectivamente). Cuando salió a la venta a principios de los 70 fue todo un éxito. Que maravilla tener varios boligrafos en 1, que apuntes más coloridos y ordenados podíamos hacer. Aunque también se fabricaron bolígrafos de 10 colores, estos fueron anecdóticos ya que el grosor del bolígrafo impedía una escritura normal y enseguida se cansaban los dedos y la mano. La marca Bic también se especializó en productos prácticos de venta masiva como los encendedores, maquinillas de afeitar e incluso se atrevió con los teléfonos móviles.

   Y fueron surgiendo en los 80`s algunos otro bolis como los Paper Mate que aportaban novedades como la de poder borrar la tinta. Existían 2 versiones. Una de ellas más barata intentaba  hacer competencia a los  bolígrafos Bic Cristal. El público comenzó a aburrirse de los diseños simples que ya llevaban muchos años en el mercado y marcas como Inoxcrom se dedicaron a realizar diseños más novedosos y modernos y así surgió el modelo Rocky que consiguió un número de ventas muy importante y un total éxito. Fabricado en plástico negro con punta retráctil, estaba acabado en varios colores que lo hacían muy atractivo para el público infantil y juvenil (rojo, verde, amarillo y azul). La verdad, consiguieron  un bolígrafo de muy alta calidad y que nunca fallaba. Posteriormente lanzaron el modelo Fancy (exactamente igual que el Rocky) claramente dirigido al público femenino con unos colores muy suaves (gris, morado, rosa, verde, azul celeste). 

   Especialmente curioso (muchos lo recordaréis) era el recambio de Inoxcrom, tan ingenioso que servía además como bolígrafo. 

   En un escalón superior figuraban los bolígrafos de metal. Más lujosos y más caros. En todas las casas siempre había alguno. Destacaron marcas  como Parker (si, ese que tenía forma de flecha en el capuchón), Paper Mate, Cross y los top como Sheaffer, Mont Blanc o Waterman. Según su publicidad Paper Mate era el bolígrafo "con corazón" no porque tuviera buenas intenciones, sino porque era el único (y era verdad) que podía escribir boca arriba. Cuando salió todos nos dimos cuenta que el resto de bolígrafos no podían hacerlo. Aunque esta característica no servía para mucho le aportó una gran publicidad a la marca a mediados- finales de los 70`s.

   Y un espacio especial en nuestros corazones fueron los estuches de bolígrafos de  primera comunión. Por supuesto, metálicos total o parcialmente (la mitad inferior podía ser de plástico normalmente de color azul marino, granate o también negro y verde). Había para todos los gustos. Desde bolígrafos sólo o el clásico juego con estilográfica, rotulador o con portaminas. El rey de las ventas fue, sin duda  la española Inoxcrom que dominó el mercado  debido a su relación calidad- precio aunque el clásico Parker no se regalaba menos.

   Ya a finales de los 80´s y los 90´s una parte del mercado de los bolis fue absorbida por los rotuladores. Estos evolucionaron imitando a los bolígrafos. El avance más importante de los rotuladores fue conseguir una punta metálica (hasta entonces la punta era de fibra) con lo que se conseguía una escritura mucho más apta para escribir durante mucho tiempo sin que se esta se desgastase. Así surgieron los Roller. Realmente era un bolígrafo con tinta de rotulador. Desde entonces ambos artículos conviven aunque sigue siendo el bolígrafo el preferido por la mayoría.

    

Publicado en AQUEL MATERIAL ESCOLAR