Compartes?


Martes, 08 Marzo 2016 21:00

PEZQUEÑINES ¡NO, GRACIAS!

 

   DEBES DEJARLOS CRECER.

 

   Hay ocasiones en los que la publicidad transmite realmente el mensaje que quiere hacer llegar al público y es de tal calado que por mucho que pase el tiempo se sigue recordando. Incluso puede llegar más lejos y crear palabras, términos nuevos.

   Esto fue lo que ocurrió con esta campaña publicitaria realizada en 1983 por el FROM, que es un organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca. En 1985 aparece un nuevo anuncio con los mismos personajes debido al éxito alcanzado inicialmente.

   La campaña de pezqueñines quería evitar la pesca indiscriminada de peces de edad inmadura y pequeño tamaño que en esa época se pescaban y consumía indiscriminadamente (acordaos del mensaje en el anuncio que decía "Una pescadilla de 60 gramos pesará 2 kilos dentro de 2 años"), para hacernos conscientes de la importancia de que el ciclo de la vida no se interrumpiese y evitar la esquilmación de los recursos pesqueros. Con un mensaje que llegaba a todos los públicos y muy visual, utilizando el recurso de los dibujos animados y buscando una humanización del personaje del anuncio, una cría de merluza con un chupete en la boca. ¿Quién querría pescar y sobre todo comer una criatura tan entrañable?.

   El mensaje decía así:

   El pez que aún es pequeño tiene que crecer.
   Peces pezqueñines no debes comer.
   Pezqueñines ¡No gracias!
   Para que pueda crecer,
   y me haga grande y rico y alimente bien.
   Pezqueñines ¡No gracias! Debes dejarlos crecer.

   Esto fue lo que ocurrió con esta campaña publicitaria realizada en 1983 por el FROM, que es un organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca. En 1985 aparece un nuevo anuncio con los mismos personajes. A principios de los años 80 comienza de una manera más seria por parte de la Administración española la preocupación por la conservación de los medios naturales y la necesidad de concienciar a los ciudadanos sobre su conservación.

   Ya a finales de los años 70 comenzaron a existir a nivel de la opinión pública mundial movimientos en defensa de los recursos naturales. Fueron famosas la acciones de la organización Greenpeace en esos años a favor de la prohibición de la caza de ballenas, objetivo conseguido junto a la paralización de los desechos de las centrales nucleares que se estaban tirando directamente al mar frente a  las costas gallegas.

   Junto con programas documentales dedicados a la vida animal emitidos en televisión (en España la audiencia de un programa de éxito podía alcanzar tranquilamente los 20 millones de espectadores) se fue tomando una conciencia muy firme sobre todos estos problemas. Recordar programas como "El hombre y la tierra" de Félix Rodríguez de la Fuente o "El mundo submarino" de Jacques Cousteau.

   

Publicado en AQUELLOS ANUNCIOS