Compartes?


Lunes, 27 Abril 2015 00:55

TIBURÓN ¡¡¡TODOS FUERA DEL AGUA!!!

   PRIMER GRAN ÉXITO DE STEVEN SPIELBERG COMO DIRECTOR, PELÍCULA QUE MARCARÁ EL INICIO DE UNA DE LAS CARRERAS MÁS IMPORTANTES Y BRILLANTES DE LA HISTORIA DEL CINE.

 

   Hace 40 años ¿ya?, el 20 de Junio de 1.975 se estrena simultáneamente en 409 salas de cine de E.E.U.U la película Jaws (Tiburón en español) de un joven y prometedor director norteamericano de tan sólo 28 años que había dirigido únicamente un largometraje y era conocido por su sorprendente primer telefilme, Duel (El diablo sobre ruedas, 1.971). La película se convirtió enseguida en un enorme éxito, hubo que ampliar el número de salas de exposición hasta las 750. Batió el record de recaudación de una película hasta la fecha (fue la primera película de la historia en superar la barrera de los 100 millones de dólares). Título honorífico que conservó hasta la emisión de Star Wars en 1.977.

   En España tardó en estrenarse 6 meses. La explicación era muy sencilla. En aquella época entre el gran número de copias a editar (no eran digitales), el  doblaje de las películas que era un proceso mucho más lento que en la actualidad y que España no era uno de los países prioritarios para los estudios de Hollywood hacía que esta situación fuese normal. De todas formas, los medios de comunicación raramente publicaban noticias de cine, salvo que fuese una película que hubiese tenido un éxito fuera de lo normal como en este caso. Esta vez sí que llegaron noticias de Tiburón a España con mucha antelación. Esto generó una grandísima expectación. El dia del estreno las colas que se formaron fueron espectaculares y eso que a mediados de los setenta el número de plazas disponible en salas  de cine podían multiplicar varias veces la capacidad actual. Eran salas con mucho aforo en las grandes ciudades y capitales de provincia, normalmente de varios cientos de espectadores. En muchos lugares tuvo que intervenir la Policía para poner orden debido a la gran avalancha de personas que querían estar presentes en las salas el día de su estreno. Fue vista por más de 5 millones de personas.

     Basada en un libro de Peter Benchley, la acción se ubicaba en Amity Island, una pequeña ciudad turística en la costa este de E.E.U.U que en verano multiplicaba varias veces su población. El turismo era su principal fuente de ingresos. En la escena inicial, una pandilla de chicos están reunidos en la playa de noche a la luz de una hoguera, tocando música, charlando, cantando, bebiendo, pasándoselo bien. Una de las chicas decide ir a bañarse, se empieza a quitar toda la ropa, otro chico la sigue con la misma intención hasta que se cae en la orilla del mar y se queda dormido por los efectos del alcohol .

   La chica  se introduce en el mar y comienza a nadar adentrándose cada vez más...

 

    Al dia siguiente aparecen unos restos humanos en la playa determinándose que son resultado del ataque de un tiburón de grandes dimensiones. Son las vísperas del 4 de Julio, fiesta nacional de E.E.U.U y Amity Island se prepara para recibir miles de turistas. Da comienzo la temporada veraniega por lo que no interesa que cunda el pánico ante tanta afluencia de público. El alcalde mediante maniobras políticas consigue que se cambie el dictamen del forense y que en el informe oficial se diga que la muerte de la bañista ha sido debido a las hélices de un gran barco. 

 

tiburonbarco

   El sheriff del pueblo, Martin Brody (Roy Scheider) no está de acuerdo con el alcalde, es partidario de cerrar al baño todas las playas hasta que se dé caza al tiburón asesino. Se  pone en contacto con el oceanógrafo y biólogo marino Matt Hooper (Richard Dreyfuss) para que le ayude a determinar el alcance real del peligro al que se enfrentan.

   Como era de esperar, el tiburón ataca de nuevo matando a un niño, el pánico se adueña de todo Amity Island. La madre del niño ofrece una recompensa a quien de caza al tiburón. Multitud de embarcaciones se hacen a la mar. Un pescador caza a un gran tiburón y todos se quedan tranquilos, el tiburón asesino no atacará más. De todas formas, Brody y Matt Hooper no están convencidos, creen que por las dimensiones de los ataques el tiburón que realmente ha matado a 2 personas hasta el momento sigue oculto en las profundidades del mar. Esa misma noche abren el estómago del escualo para verificar si existen restos humanos. El resultado es negativo. Siguen intentando convencer al alcalde pero para éste el caso está cerrado salvo que le aporten nuevas pruebas.

 

   De todas formas, la gente es reacia a entrar en el mar. Se organiza una competición de vela para niños en aguas poco profundas, en una laguna interior que comunica con el océano. Allí vuelve a atacar matando a otra persona. Brody convence al alcalde para que contrate a Quint (Robert Shaw), un experto pescador y cazador de tiburones individualista y malhumorado.

   Se  organiza la caza del  tiburón con el barco de Quint en el que también embarcan Brody y Hooper. En alta mar localizan al tiburón. Hooper tenía razón, solamente podía ser un gran tiburón blanco. Calculan que mide unos 8 metros. Intentan cazarlo con un arpón al que se sujetaron varios bidones vacíos para que al intentar sumergirse el tiburón se acabase agotando y fuese fácil matarlo. Todos se quedan sorprendidos, el tiburón es capaz de hundir todos los bidones sin esfuerzo. Se van dando cuenta de que se enfrentan a una situación más peligrosa de lo que pensaban. Matar o morir. Comienza la batalla por la supervivencia entre los humanos y la bestia. Difícil de describir el último tercio de la película, mejor verla.

    A finales de los años 60 y principios de los setenta la temática principal en las producciones de E.E.U.U pivota sobre el cine  de "compromiso político" y el cine de "catástrofes" con producciones como  "Aeropuerto" (1.970),  "La aventura del Poseidón" (1.972), Aeropuerto 75 (1.974), "El  coloso en llamas" (1.974), Terremoto (1.974).  

   Esta película marca el inicio de un tipo de cine diferente. Spielberg consigue elevar el cine de entretenimiento (muy poco valorado y denostado hasta entonces) hasta cotas nunca logradas hasta ese momento. Ha hecho posible producir obras maestras con esta temática y "Tiburón" es la muestra. Comienzan las grandes superproducciones con grandes presupuestos en las que una parte importante del mismo se destinarán a publicidad y marketing. Es la primera película que se anuncia en tv previamente a su estreno en las salas de cine. Como novedad comienza a surgir el merchandising. Se comercializan en paralelo con la proyección de estas películas los derechos de venta a nivel mundial de artículos relacionados como camisetas, muñecos, pins, libros sobre el rodaje, etc., lo cual aportará una nueva vía de ingresos a los estudios que en muchos casos supondrán una parte muy importante de los beneficios.

 

 

   Con respecto al rodaje, éste fue caótico. Como ocurre a veces con las obras maestras nada sale correctamente. Spielberg no era la primera opción para dirigirla, los actores principales aún no estaban contratados dias antes del comienzo del rodaje porque a los que se le propuso el papel lo rechazaron. Se impone entonces la voluntad de Spielberg que no quería en los papeles principales a actores ya consagrados. Quería contar una historia con actores poco o nada conocidos que dieran veracidad a la historia, buscaba que el público identificara a los personajes como gente corriente. 

   El principal quebradero de cabeza que consiguió que los dias de rodaje sobrepasaran los 55 previstos hasta los 250 y el presupuesto desde 9.000.000 hasta 20.000.000 de dólares fue el diseño y la puesta a punto del ingenio mecánico que daría vida al gran tiburón. Se crearon 3 prototipos que una vez probados en el mar dieron multitud de problemas al averiarse con facilidad. Uno de ellos se perdió en el fondo  del mar, otro estaba inservible y el último daba numerosos problemas. Al no poder utilizarse habitualmente se optó con muy buen resultado "sugerir" la presencia del tiburón en la mayoría de las escenas, mostrándose solamente en las necesarias. Esto consiguió un efecto de suspense contínuo durante toda la película, aspecto que unido a la utilización de la banda sonora en los momentos adecuados aumentó la sensación de angustia en el visionado de la película creando un ambiente notoriamente inquietante, muy al estilo "Hitchcock".

  El rodaje estuvo apunto de cancelarse debido a las presiones de los estudios Universal por los retrasos y el desvío presupuestario . Gracias al apoyo de los productores Richard D. Zanuck y David Brown que creyeron en el proyecto y al tesón de  Steven Spielberg hemos podido disfrutar de una de las mejores películas de la historia.

 

   Y tú. ¿Qué recuerdos tienes de Tiburón?. Haz tu comentario.

 

 

Publicado en AQUELLAS PELICULAS